La política en tiempos revueltos

 

Los años 2015-2016 pasarán a la historia de nuestro país por los acontecimientos políticos que transformaron nuestra aún joven democracia. ¿Cómo ha evolucionado la percepción de la situación política de los españoles con la entrada de nuevos partidos? ¿Qué nos dicen las encuestas, los focus y expertos en investigación y comunicación?    

Para R. Ruiz Ausejo, de Infocom, “han pasado muchas cosas, pero todo sigue igual”.  Los políticos, los partidos y la política en general, siguen siendo una de las principales preocupaciones de los españoles. Y no es para menos. Hoy mismo Transparencia Internacional situaba a España entre los países más corruptos (Ver más en: El Confidencial)

Y seguimos aún con la resaca de un año pegado a las urnas: elecciones autonómicas, catalanas, dos generales, gallegas, vascas, un país en funciones durante 10 meses… y una comunidad, Cataluña, en pie de guerra amenazando con independizarse “por vía unilateral”. Esa es la fotografía de lo que ha ocurrido en España en poco más de un año.

Así las cosas, no es de extrañar que este barómetro registre el peor resultado histórico en relación a la situación política. El 87% de los españoles la considera ‘mala’ o ‘muy mala’, por solo un residual 1% que afirma que es ‘buena’ o ‘muy buena’. Pero ¿de dónde veníamos?

 

evo-sit-pol

 

Si tomamos como punto de partida el año 2008, podemos apreciar tres grandes etapas:

  1. La primera, de bipartidismo, de octubre de 2008 hasta octubre de 2013. 5 años en los que la percepción y la valoración de los políticos cae en picado, con la excepción 2012 que recoge el efecto 15M y su “némesis”, la llegada del PP al Gobierno pocos meses antes, con lo que a izquierda y derecha se respiran aires de mayor esperanza. Pero es algo pasajero y al poco tiempo se vuelve a la realidad.
  1. Un segundo periodo que se inicia con la aparición de los nuevos partidos y con ello, la expectativa de que el tablero político cambie. Desde las elecciones europeas celebradas en 2014, el balance sobre la situación política actual fue mejorando poco a poco, pasando así de un balance paupérrimo de “-81” en octubre de 2013, hasta el “-63” en julio de 2015.
  1. Una tercera etapa, que llega hasta la actualidad, en la que se vuelve a retroceder hasta marcar, el pasado septiembre, la peor cifra de la serie histórica. ¿La razón? El escenario que se imaginaba no era el que finalmente se ha producido: investiduras fallidas, un cambio frustrado, la incapacidad de llegar a acuerdos y la repetición de elecciones. El último barómetro es un claro reflejo del hartazgo y el cansancio de la ciudadanía en estos últimos 9 meses.

Ahora, tras la abstención del PSOE entramos en una nueva etapa, esta por ver si el desbloqueo y el arranque de la legislatura consiguen mejorar la percepción de la ciudadanía.

 

R. Ruiz Ausejo – Infocom