La revolución digital no gana la batalla a los libros en papel

 

El Centro de Investigaciones Sociológicas publicaba en su último barómetro de septiembre datos llamativos sobre los hábitos de lectura. Según esta encuesta, el 69% de los ciudadanos tienen la percepción de que en nuestro país se lee poco. ¿Se ajusta esta afirmación a la realidad?

Lo cierto es que, según el CIS, 3 de cada 10 españoles no lee nunca, o casi nunca. Y eso -piensa mal y acertarás-  suponiendo que los entrevistados en un alarde de sinceridad no hayan exagerado sus hábitos de lectura. Cosa por otra parte habitual para esquivar la vergüenza que puede sentirse al reconocer que no se lee nunca. Con todo, ese 30% que sí se reconoce alejado de los libros nos resuelven la siguiente cuestión ¿Por qué no leen? Principalmente, porque no suscita interés o no le gusta (42%), aunque la falta de tiempo es también una razón poderosa (22%). Con estos datos podríamos pensar que los ciudadanos aciertan cuando piensan que en España se lee poco, pero realmente, con los números del CIS en la mano, las cifras apuntan en otra dirección.

Ateniéndonos a ese supuesto de sinceridad del que antes hablábamos prácticamente el 30% de españoles lee todos o casi todos los días y un 15% lo hace una o dos veces por semana. Entre los que realizan esta práctica, se lee una media de 8 libros al año.

¿Mucho o poco? R. Ruiz Ausejo, de Infocom, se hacía eco la semana pasada del eurobarómetro del Eurostat según el cual España está muy por debajo de países como Suecia, donde prácticamente triplican en número de libros leídos a los españoles.

¿Qué motivos nos empujan a leer? Realizar esta actividad es una buena forma de distraerse, y la razón de mayor peso para llevar a cabo esta práctica es precisamente la de disfrutar (60%). Le siguen el interés por estar informado (14%) y las ganas de aprender cosas nuevas o mejorar su cultura (12%).

 

graf-motivos-para-leer-no-leer

 

El avance de la tecnología ha supuesto una revolución en la comunicación y en muchos de nuestros hábitos, y esos avances también han llegado al ámbito de los libros con el uso de los e-book, algo criticado por muchos y elogiado por otros tantos. ¿Se leen libros electrónicos o es un formato que muestra resistencias? Según R. Ruiz Ausejo, en datos del CIS, de las personas que afirman leer, la gran mayoría, el 79%, lo hace principalmente en papel, frente al 11% que se decanta más por lo digital. Cifras que reflejan que lo digital es algo que aún no ocupa un lugar principal en este campo y no ha logrado imponerse en el mundo de la lectura.

¿Modificarán los españoles estos hábitos de cara al futuro? Aquí hay división de opiniones que pesan prácticamente por igual, siendo ligeramente superior la cifra de los que opinan que es poco o nada probable que den uso al e-book en un futuro.

¿La evolución tecnológica hará que el e-book termine sustituyendo al libro en papel? Hay quienes pueden defender lo electrónico por una cuestión de comodidad, y quienes se aferran al papel por el placer que supone pasar las hojas de un libro. Ante esta pregunta sobre el futuro de los libros, un 42% piensa que ambos formatos tendrán que convivir, frente al 32% que considera que tendrá más peso lo digital, y un 17% que afirma que serán los libros en papel los más leídos. Desde el punto de vista de la investigación es muy interesante examinar los significados del choque generacional llevado a la lectura, algo que en los focus group se visualiza de manera apasionada: el papel vs la comodidad.

 

graf-digital-vs-papel

 

Hasta el día de hoy, la tecnología no ha conseguido vencer en este campo. Tendremos que esperar a los próximos años para ver si el e-book va ganando terreno o si los españoles continúan leyendo principalmente en papel.

 

Gema Duque – Infocom